Todas las partes del pollo son bastante nutritivas y traen grandes beneficios a nuestra salud.

 

En esta ocasión queremos que descubras los beneficios de quizá una de las partes menos apetecidas, los retazos de pollo. Seguro te animas a incluirlas más en tus preparaciones; además, son las partes más económicas de esta ave. 

En esencia, los retazos están compuestos por: la rabadilla, el huacal y las alas.

Principales beneficios que se pueden obtener a partir del consumo de estas partes del pollo

 

Cuida las articulaciones.

Según el sitio especializado Heatline, el caldo hecho con retazos de pollo es rico en glucosamina y sulfato de condroitina, componentes que estimulan la formación y reparación del cartílago articulatorio y previene que otras enzimas del cuerpo degraden los componentes constructores del cartílago articulatorio.

 

Reduce la inflamación.  

De acuerdo con los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, los aminoácidos presentes en el caldo de huesos de pollo, como la glicina y la arginina, contienen propiedades antiinflamatorias.

 

Ayuda al control del peso.

Según una investigación publicada en Eating and Weight Disorders, el caldo de huesos de pollo aumenta la sensación de saciedad, lo que inhibe el consumo excesivo de alimentos.  

 

Mejora la calidad del sueño.   

Una investigación publicada por The Japanese Society of Sleep Research encontró que la glicina, aminoácido que se encuentra dentro del caldo de huesos, mejora la calidad del sueño en aquellas personas que tienen dificultades para dormir.  

 

Igualmente, ayuda a las funciones cerebrales y a la memoria. 

 

Ahora que ya conoces esta información, ¿te animaste a incluir más a los retazos de pollo en tus preparaciones? Cuéntanos en los comentarios.

Para descubrir más beneficios del pollo colombiano, solo debes dar clic aquí. También puedes seguirnos en nuestras redes sociales, en todas aparecemos como @AComerPollo.