Hoy queremos dedicarle nuestro espacio de noticias a un tema muy útil para los amantes de la cocina ¡los consomés!. Este delicioso caldo de pollo lleno de sabor también se conoce como fondo y se logra, cociendo a fuego lento el hueso o partes sobrantes del pollo, junto con hierbas, verduras y condimentos al gusto. Una vez se haya extraído todo el sabor y el valor alimenticio de todos los ingredientes que añadiste en la receta, se debe colar el líquido y reducir al máximo su porcentaje en grasa, pasándolo por un colador.

Este delicioso fondo, sirve para aportar más sabor a las sopas, salsas y guisos de todas las recetas. Te estarás preguntando, ¿por qué no usar los cubitos de caldo que ya vienen hechos? La respuesta es sencilla, con el caldo hecho en casa podrás obtener un sabor auténtico y lejos de lo artificial, y la sazón de muchas recetas dependen de caldos de pollo muy bien sazonados.

Sin embargo, cuando congelas el fondo en los recipientes para hielo, tendrás de manera rápida un cubito cargado de tu sabor favorito. Sigue leyendo y conoce la receta que creamos en A Comer Pollo para solucionar tus afanes de cocina.

Lista de compras:

  1. Más que comprar, esta vez debes conservar en el congelador las partes del pollo que no uses y que contienen mucho sabor.
  2. Verduras y condimentos a tu gusto, ve probándolo a medida que lo preparas para conocer el punto perfecto para ti. 

Receta:

En una olla deja hervir todos los ingredientes a fuego bajo, no necesitas picar pequeño ya que después vas a colar y usar solo el líquido.

Ve retirando la grasa que se forma en la superficie durante los primeros minutos.

El caldo bien cubierto se puede conservar en el congelador en perfectas condiciones durante 10 días. 

Estaremos subiendo a nuestro blog muchas recetas donde podrás usar tus cubitos de máximo sabor, así que quédate muy pendiente de nuestra página web y nuestras redes sociales y conviértete un experto en cocina.