Momento especial

Spotify

Fricase de

pollo colombiano

para compartir en pareja

Ingredientes
  • 1 pollo troceado, a poder ser de corral, de entre 1,5 y 2 kilos
  • 2 zanahorias
  • 2 cebollas
  • 350 g de champiñones
  • Unas 20 cebollitas enanas
  • 2 huevos
  • 200 ml de leche evaporada (en su defecto, nata líquida con 18% de materia grasa)
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 350 ml de vino blanco seco
  • 1 atadillo de hierbas (laurel, tomillo, etcétera)
  • 1/2 cucharadita de tomillo
  • 2 cucharaditas rasas de pimentón picante (o rebajar con una de dulce, si se prefiere)
  • 1 limón
  • Pimienta
  • Harina
  • Sal
  • Mantequilla

Preparación

Pelar y cortar en rodajas no demasiado finas las zanahorias y las cebollas. Rehogarlas en una cazuela grande a fuego suave con una cucharada de mantequilla unos 5 minutos. Sacarlas y reservarlas.

En la misma cazuela, subir un poco el fuego e incorporar el pollo, dorándolo un par de minutos por cada lado.

Tapar la cazuela, bajar el fuego y dejar que se haga muy suave unos 10 minutos.

Mientras, ir calentando el caldo de pollo.

Espolvorear el pollo con dos cucharadas rasas de harina, sal y pimienta blanca. Dar unas vueltas para que la harina se reparta bien. Tapar y cocer 4 minutos más.

Incorporar por último el pimentón y rehogar un minuto más.

Mojar el pollo con el caldo hirviendo. Mover la cazuela para que ligar la harina con el caldo. Añadir 250 ml del vino y el atadillo de hierbas. Tapar y cocer unos 45 minutos (30 si es pollo no de corral), o hasta que esté tierno.

Mientras se hace el pollo, preparar las cebollitas y los champiñones à blanc. Escaldar las primeras en agua hirviendo para poder pelarlas. Ponerlas en una sartén (importante que no se amontonen) con una cucharadita de mantequilla, 100 ml de vino, el tomillo, sal y pimienta blanca. Cubrir casi del todo con agua y poner a cocer tapadas a fuego medio, vigilando que no se queden sin líquido, una media hora, o hasta que estén tiernas. Finalmente destapar y dejar reducir el líquido del todo, con cuidado de que no se doren. Reservar.

Cortar los champiñones en cuartos o en mitades, dependiendo del tamaño. Cocer en unos 250 ml de agua hirviendo con una cucharada de zumo de limón y sal unos cinco minutos a fuego vivo. Sacar y reservar. Añadir el agua de cocción al pollo.

Sacar el pollo del caldo y reservar. Reducir el caldo hasta que se forme una salsa no demasiado espesa, pero con cuerpo.

Batir en un cuenco las yemas de los huevos con la leche evaporada o la nata. Añadir un cazo de la salsa y seguir batiendo. Repetir este proceso tres o cuatro veces.

Verter la mezcla anterior en la cazuela en la que hemos hecho el pollo. Subir el fuego y sin dejar de remover, esperar a que hierva. Remover un minuto más, y añadir un chorro de zumo de limón y nuez moscada al gusto. Si se quiere que pique más, se puede añadir un poco más de pimentón. Rectificar de sal.

Devolver el pollo a la cazuela con los champiñones y las cebollitas (hasta aquí se puede hacer con antelación). Calentar y servir.